Azogue

A`zo´gue


n.1.(Mining) Lit.: Quicksilver
References in periodicals archive ?
77) Como ejemplos de esta practica referida a los ramos de loteria, donativo, salinas, lanzas, aprovechamientos, alcances de cuentas, bienes mostrencos, comisos, pulperias, oficios vendibles y renunciables, azogue, papel sellado, gallos, estano, plomo y alumbre, almojarifazgo, tributos y servicio real, medio real de fabrica de iglesia catedral, medio real de ministros, asi como de los ramos ajenos, consultese: AGN, Indiferente virreinal, caja 2862, exps.
Ello permitio, tras la reconquista, que la mineria del azogue gozara de una gran influencia en la Comarca de Almaden al convertirse, cada uno de los municipios del entorno, tanto en grandes proveedores de materiales como de mano de obra para las minas.
Asi, a finales del siglo XVII, Nueva Espana no tuvo mas remedio que recurrir a la importacion de grandes cantidades de azogue proveniente de sus diferentes vinculos comerciales.
Belveder habia detectado ocho problemas que debian ser remediados con urgencia: la evasion del pago del quinto, el contrabando de azogue, el endeudamiento de la Real Hacienda, la malversacion en los gastos de la Caja, la escasez de impuestos, los repartos ilicitos de tierras, el fraude cometido por el comercio y la autosuficiencia del Peru.
Este otro punto cuenta con una ocupacion del Cobre anterior a la fundacion del santuario fenicio (Ruiz Mata, 1978-79: 45-46), y con un pequeno asentamiento posterior datado en el Bronce medio (Fernandez Flores y Rodriguez Azogue, 2010: 214216).
3) Significativamente, en Un armario lleno de sombra sera el azogue oxidado de un espejo el estimulo que motivara en el poeta una experiencia de aproximacion a la muerte.
En la siesta calurosa del tercer viernes de abril de 2015--doce meses de su ausencia fisica--muchos amantes se cobijaron en las franjas de "La viuda Montiel", en las palpas de "Rosas artificiales", en las espumas de "El mar del tiempo perdido", se reflejaron en el azogue de "Ojos de perro azul" y en el salpicado resplandor nocturno de "El avion de la Bella Durmiente" ("Saber que duermes tu, cierta, segura, cauce fiel de abandono, linea pura, tan cerca de mis brazos maniatados", Gerardo Diego).
Se percibe como la oracion se quiebra y el predicado ('esta en mi') puede atribuirse a dos enunciados distintos, mediante los correspondientes hiperbatos; pero no solo eso: desde el titulo (ser un azogue implica, coloquialmente, ser muy inquieto) el constante bogar, ir y venir, lo que a proposito de lo sublime Kant llamaba progressus y regressus, esta reactualizando tanto el "yo persigo una forma" de Dario, como tambien la huida, en cuanto motivo barroco (piensese en Galatea huyendo) tan recurrente en Lezama, en poemas como "Ah, que tu escapes", "La llamada del deseoso" o "Recuerdo de lo semejante", poema este ultimo donde al sujeto deseante se le llama "poseso", por ser quien "recibe aquella sobreabundancia oscura e indual".
Los que siguen el modelo compostelano, como los de Santa Maria del Azogue en Betanzos y Santa Maria Salome en la propia ciudad de Santiago, sujetan la filacteria con las dos manos a la altura de la cintura.
y agua azogue turbio donde nadie reconoce el propio rostro .
Memorias de un proyecto (1978) estuvo entre tus planes y luego dirigiste Azogue (1979).
4) En "Browning resuelve ser poeta" (1970) aparece claramente esta idea en los siguientes versos: "Como los alquimistas/que buscaron la piedra filosofal/en el azogue fugitivo,/hare que las comunes palabras/-naipes marcados del tahur, moneda de la plebe-/ rindan la magia que fue suya/cuando Thor era el numen y el estrepito,/el trueno y la plegaria.