alcaiceria

alcaiceria

(alˌkaiθeˈria)
n
a silk market
References in periodicals archive ?
While commended for boosting commerce in Manila, creating a Royal Audience for the district of Manila and founding the Alcaiceria (market) of San Fernando, de Mora wrote that de Pealosa 'also wanted to make some personal gain and, as he knew very well about the limitation imposed on the trade with Acapulco, decided to ignore the ban and to freight three galleons to Peru with the pretext of sending artillery.
Es evidente que su paso por la administracion publica no mermo su interes cientifico en la astronomia ya que las noches las dedicaba a realizar observaciones astronomicas en el observatorio particular que el ingeniero Diaz Covarrubias habia instalado en su domicilio particular de la ciudad de Mexico en la antigua calle de Alcaiceria, hoy llamada Cinco de mayo.
Y mandamos que los que venden y compran y contratan asi en la alcaiceria como fuera de ella, no pidan ni demanden precio alguno ni hablen comprando ni vendiendo en arabigo, sino en lengua castellana, so pena, por la primera vez, este tres dias en la carcel y por la segunda, la pena doblada [.
Los mercados de Santa Catarina y la Cruz del Factor, la calle de la Alcaiceria con su olor a pulque, sus fondas y sus macetas a pleno centro.
Es preciso que tomes un escritorio o vivienda en las calles mas solas o fuera del comercio, o en la alcaiceria donde vive Luna.
lt;< Noticias sobre la Alcaiceria de la Seda de Sevilla y su transformacion en el siglo XVIII >>.
Meander through the historic Old Quarter, which includes the streets of Alcaiceria, once a silk market.
Tras cambiar de manos en varias ocasiones, las dos casas del callejon de la Condesa fueron unidas para crear una casona que por un lado da hacia Plateros y por el otro hacia la calle de La Alcaiceria.
Desde el siglo XII la elite musulmana fue desplazada por la cristiana y, una parte de la juderia, acabo controlada por el monasterio de Piedra, que era propietario de la Alcaiceria bilbilitana, de modo que cualquier negocio que se abriese rentaba alquileres favorables a la abadia cisterciense.
De los tres restantes, dos tenian funciones especializadas: Francisco el Malaqui era escribano del encabezamiento y Francisco Jimenez, un antiguo alfaqui, escribano y depositario de la seda de la Alcaiceria de Granada, con un notable grado de conocimiento de los alpujarrenos.
La variedad de productos chinos en Manila era extraordinaria, pero el producto fundamental de las transacciones y de los envios a Acapulco era la seda; de hecho, el parian era conocido tambien como alcaiceria, es decir, mercado de seda.
Solo se menciona expresamente a un merchante o mercader, aunque debia haber muchos mas como se deduce del hecho de la existencia de un barrio comercial o de francos y de un recinto comercial de tradicion islamica, la alcaiceria, y, sobre todo, de un barrio judio poblado por unos 90 vecinos.