calesa

calesa

(kaˈlesa)
n
a horse drawn buggy, once common in the Philippines but now mainly used as a tourist attraction
Mentioned in ?
References in periodicals archive ?
The band added Tomas and percussionist Manuel Lantan to complete the lineup that went on to play regularly at Hyatt Hotel's Calesa Bar, after Dizon's former band, Side A, ended its residency at the hotel.
A mechanic and former calesa driver, Sarao built his company from a budget of P700 into a multimillion-peso corporation.
Juan Vidal, con traje y chistera, llego montado a caballo, y mas tarde Paz Padilla, subida en una preciosa calesa, acompanada por el padrino.
A partir de ese momento se hizo necesaria la comunicacion entre las diferentes partes con el objetivo de coordinar los preparativos que afectaban tanto al lugar de partida como al de llegada y que incluia la calesa que el Gran Duque presto para el traslado.
For visitors who want to experience being transported back to this period in Philippine Spanish colonial time, a walk or a calesa ride through Vigan's Calle Crisologo or Mena Crisologo Street is a must.
Los valores de esta sociedad se dicen y se contradicen desde el titulo, Mascarade nuptiale, y el tema de la pintura: no es otro que el matrimonio entre dona Rosa y don Pedro, santificado por Martinho de Mello e Castro, el personaje que viste una mitra, de pie en la cima de la calesa o en la cuspide de la piramide.
Espantado por el golpeteo de los aceros de los alguaciles de la calesa verde, al incontenible temblor de sus piernas, el cuervo llamado Don Martinito suspendio su avido banquete de carne humana, jirones de la que fuera su viejisima ama, para volar rumbo a la iglesia de San Pablo el Nuevo, a cuyo prebisterio se colaria por una ventana abierta .
El impacto era fuerte desde la llegada en la calesa hasta la percepcion de la reja que delimitaba la propiedad.
En apuntes incluidos en Viajes por Espana, que deberian haber formado un libro que lamentablemente nunca escribio, el autor tomo el pulso al hecho decisivo de la revolucion triunfadora: la agitacion que siguio al combate; las comunicaciones entre los sublevados en que el participo junto a Adelardo Lopez de Ayala, viajando a veces en caballo o en mula, en calesa otras o, en fin, en tren; mas tarde, apunta el momento anticlimatico que sigue al combate y los trenes en direccion a Madrid, recogiendo heridos en las estaciones solitarias.
Despues de 437 anos en que permanecio en un exilio obligado, regalado por Carlos V o su entorno, el Penacho de Moctezuma volvera a Mexico antes de que termine este semestre en calidad de prestamo o como intercambio por la calesa de Maximiliano y Carlota, afirma nuestro embajador en Austria, Alejandro Diaz y Perez Duarte.
En una calesa ponceAaAaAe tirada por brioso y empenachado caballo, y con una cinta de terciopelo negro y encaje dorado atravesAaAaAeA