sordamente

sordamente

(ˌsɔːdəˈmɛnteɪ)
adj
(Classical Music) (of a piece of music) to be played softly or gently
adv
(Classical Music) softly or gently
Mentioned in ?
References in periodicals archive ?
Desde el inicio, la lectura plantea la primera incomodidad: multiples voces dialogan sordamente entre si y parecen superponerse para exponer (casi ingenuamente) una realidad: a un barrio marginal de la ciudad de Cienfuegos, llamado Punta Gotica, arriba una familia compuesta por Arturo Stuart, su esposa Carmen y tres ninos, con patente de Camaguey.
A San Cristobal de Las Casas, Rosario Castellanos la describe asi: "cercada por un ferreo anillo de comunidades indigenas sordamente enemigas, Ciudad Real mantuvo con ellas una relacion presidida por la injusticia".
Sinembargo, es necesario reconocer con franqueza que la terrible frecuencia de nuestras guerras intestinas, si desde luego no justifica, escusa al menos en algo, la opinion que en algun modo se va formando sordamente contra aquel sistema.
Puo egli, lo stato, restare indolente al vedersi minare sordamente ogni principio di ordine e di dipendenza?
La paz hace sordamente la guerra hasta en el mas minimo de sus engranajes".
La guerra es el motor de las instituciones y el orden: la paz hace sordamente la guerra hasta en el mas minimo de sus engranajes.
2) Pueden tambien minar sordamente, disecar, desilusionar, debilitar (Nietzsche, La voluntad de poderio 329).
Hacia 6 meses que habian salido de Espana y sus tripulaciones, mal alimentadas, mal pagadas y abrumadas de fatiga, se agitaban sordamente en proyectos de rebelion.
Habra usted notado desde algun tiempo atras la presencia del Minotauro circulando otra vez sordamente entre los hombres que escriben sus imagenes.
La guerra es la que constituye el motor de las instituciones y del orden: la paz, hasta en sus mecanismos mas infimos, hace sordamente la guerra.
no hay que olvidar que la oposicion, el cara a cara, siempre son desiguales, cada uno de los protagonistas es conducido sordamente por una tendencia" (Maingeneau 2007: 10).
En un poema, Dulce Maria Loynaz pide perdon al soly a la tierra ya los pajaros por haber cometido el pecado oscuro y silencioso de la hormiga que, olvidando que los lirios que no tejen tienen el mas hermoso de los trajes, teje ciegamente, sordamente, todo el tiempo que era para cantar y perfumar.