Apodan

Related to Apodan: order Gymnophiona

Ap´o`dan


a.1.(Zool.) Apodal.
References in periodicals archive ?
Lo apodan "Amlito" por su presunta cercania con el presidente de la Republica, aunque el, como boxeador que fue, esquiva el golpe y dice que con las instituciones federales no hay mas que respeto y trabajo conjunto.
Los patrones se repiten en los relatos obtenidos de los que interactuan en La Moncloa, lugar contiguo a la plaza del pueblo, donde se disponen bancos municipales en los que se dan cita por la tarde una decena de adultos mayores que dialogan sobre temas ciudadanos (razon por la que los residentes apodan al lugar con el nombre del palacio de gobierno ubicado en Madrid).
La mas grande, Mary Johannes, es tan bella como sencilla y tiene una inclinacion por las artes pictoricas que luego la llevara a la fama; David King, alias el Grillo, conocido tanto por su voz como por su amable estupidez y el impresionante tamano de sus genitales; y Samuel Prince, el favorito de la familia, a quien al comienzo los cienfuegueros apodan Gelatina por ser carilindo y un poco gordo, pero que rapidamente va mostrando su violencia: "Tres dias llevaban en Cienfuegos y ya le habian roto la cabeza a alguien, y no a cualquiera: a Barbaro, el hijo de la Lupe, el entenado de Urbieta" (Gala 38).
Debemos entender, entonces, que no es tanto una cualidad intrinseca al sujeto su condicion de amante, sino que son los otros los que, evidentemente con no poca sorna, le apodan <<el enamorado>>, sin duda para ridiculizar su sentimiento y el objeto del mismo, Angelica.
En una ocasion, al preguntarle a una senora por una quebrada llamada Conejas, ubicada en Cinco Esquinas, San Isidro de Alajuela, comento que cerca de esa quebrada vive una familia que le apodan de esa manera.
El titulo de la novela de Emma de la Barra se refiere a Stella: una nina inmovil, fragil, angelical, protegida por su hermana mayor Alejandra (a quien apodan, significativamente, Alex).
Al final del cuento, Fischbein, a quien ya en el grupo de maleantes apodan el "Rusito", denuncia a su jefe y se sorprende pues la policia no conoce ni tiene referencias de Ferrari, contrario a lo que el pensaba al imaginarlo como un hombre ampliamente renombrado por sus multiples felonias.
El primero lo tuvo a los doce anos, una nina con sindrome de Down a la que apodan con el nombre de Mongo, despues de que la violara su propio padre.
Jorge Ibarguengoitia es uno de los escritores que ha hecho un esfuerzo de reivindicar a los negros en la literatura, y hasta crea un protagonista, Marcos, a quien le apodan "el negro" en su novela Dos crimenes.
Lo apodan el <<nino terrible>> del cine canadiense por sus peliculas con tematicas violentas y escandalosas.
En La Ciudad y los perros, los valores de fidelidad y lealtad encarnan, como se menciono anteriormente, en la perra Malpapeada y en la relacion que con ella tiene el personaje al que todos apodan el Boa.