bordar

bordar

(ˈbɔːdə)
n
a smallholder of low social rank who held a cottage in return for menial work
References in periodicals archive ?
Tenders are invited for Tq bordar to saujana tq babhulgaon road
Su resistencia a bordar con mayor sofisticacion sobre ese punto refleja el papel secundario que los dirigentes politicos del presente siglo, del PAN o el PRI, han otorgado al factor externo como elemento decisivo para los destinos del pais.
Antes de pensar en los posibles dialogos y encuentros que pueden darse entre las tecnologias digitales y el tejido o bordado artesanal, es importante entender los oficios de tejer y bordar, y lo que estos producen como tecnologias en si mismos.
En octubre de 1898 presento la revista Instantaneas para la que realizo varias portadas y en la que anuncio sus obras en 1899: Labores empezadas para colegios, conventos, propia para regalos; Albumes de abecedarios para bordar sabanas, almohadas, mantelerias, toallas y panuelos; y Dibujos sobre papel y telas para bordar.
el coser, tejer, bordar, son y representan escrituras femeninas que cuentan lo que la palabra o el habla no pueden decir.
Bordar fantasias historicas y juridicas sobre esos hechos de poco servirian para la historia y de nada para la ley.
Me parece que con ello tendio el telar en donde la trama y la urdimbre eran estos elementos para bordar una historia de amplias aristas, que le ha llevado mucho tiempo hilar e hilvanar, cadenita sobre cadenita.
Esto es precisamente lo que las bordadoras parecen ensenarles una y otra vez: bordar es una practica que aunque estando siempre en los dedos es tambien conocimiento.
entao eu aprendi a bordar, cheguei a ajudar minha mae fazendo uns pontinhos simples de bordado e eu gostava disso.
Uma das resenhas, "Quando escrever e bordar sao praticas politicas
Ha evidencias de desinteresse das voluntarias na participacao da parte burocratica da Avapae, pois tais atividades sao associadas a significados pejorativos e vistas como indesejaveis, ao contrario de outras atividades interpretadas como agradaveis, como bordar.
Las autoras aclaran que a finales de la Colonia espanola los beaterios se convirtieron en el unico lugar donde las mujeres podian recibir educacion y preparacion para el matrimonio, ya que se les ensenaba a leer, contar, bordar, cocinar, cantar y tocar.